Campo de golf

Este campo de golf diseñado por el mítico Javier Arana, considerado el mejor diseñador español de todos los tiempos.

Está enclavado en el lugar mas privilegiado de Marbella, a 5 minutos del centro de la ciudad, inaugurado en 1965, discurre junto al río Rio Real del cual deriva su nombre, sirviendo este de parte integrante del campo de golf, acompañándole hasta su desembocadura en el mar Mediterráneo.

Su diseño define un campo espectacular, 18 hoyos par 72 de mas de 6.000 mts de longitud, considerado por la Real Federación Española de Golf, como campo emblemático y de los mejores de España, tanto por su recorrido, como por su singular belleza, potenciado por una gran masa arborea de  diversas especies de: Pinos, Palmeras, Casuarinas, olivos, cipress etc. que lo convierten en el paraje ideal para la practica del golf, tanto a pie como en coches de golf, donde se puede jugar por su clima mediterráneo privilegiado durante todo el año, con hoyos limítrofes al mar y vistas espectaculares desde sus hoyos mas elevados, apto par todo tipo de jugadores, y con la particularidad que lo hace aun mas atractivo, al tener que utilizar todos los palos de la bolsa por la diversidad de los hoyos que componen su recorrido.

¡Vamos allá! Relájense y piensen solo en la maravillosa jornada de golf que van a disfrutar en Marbella, pero no olviden que tienen primero que salvar el río que tienen delante. Se llama Río Real y da nombre al campo de golf.

¡Simplemente jueguen al centro de la calle. Limítense a recordar el nombre del río y no la marca de la bola que puedan volver a regalarle. Jueguen su segundo golpe, sin temor, por encima del bunker de la derecha.

¡Una vez más el río! Pero ya le es familiar ¿verdad?. Pues evítenlo jugando al fondo del green ¡No se queden cortos! Controlen la fuerza y dirección del viento.

Peguen duro, ya no hay agua que les coarte, sólo la de la cercana playa detrás del green. Si lo alcanzan de dos, cuéntenlo sin falsa modestia a sus amigos. Ojo con la brisa marina de Marbella.

¡Caramba! De nuevo el río a la derecha y el viento es de Levante. Si han conseguido colocar la bola en calle, no se dejen intimidar por el montículo que oculta el green en el segundo golpe. Sean valientes pero recuerden el nombre de la corriente que da nombre al campo de Golf (Handicap 1).

Fuera de límites a la derecha y el río a la izquierda. Con el palo correcto en sus manos la bola alcanzará el green, si no fuera así aprovechen su habilidad en la arena para sacarla de alguno de los bunkers que lo protegen ¡Esto si es jugar al golf!

Primer par 5 en subida. No se distraigan con la privilegiada vista del campo desde el tee de salida. Limítense a pegar duro en sus dos primeros golpes. Con el tercero eviten el bunker de la izquierda, está allí para penalizar al golfista confiado al igual que su aparentemente inocente green.

Recuerden la descripción técnica de este hoyo. Apóyense siempre a la izquierda si no quieren buscar su bola en la calle del 9 o entre el pinar que la separa de ésta. Su tarjeta se lo agradecerá.

Que bien llevan su score a medio campo ¿verdad? Pues jueguen este hoyo como si tuvieran que comentarlo con alguno de los espectadores de Marbella que les verán aprochar y patear buscando el birdie. No les defraude.

No se preocupen si no alcanzan la curva de la calle con su primer golpe. Nadie es perfecto. Seleccionen su segundo tiro al green. Si juegan corto no tendrán después mayores problemas. Si deciden jugar por encima de los pinos del montículo, mantengan su ritmo cardíaco tranquilo hasta escuchar el ¡pasó, pasó! de sus compañeros. Después respiren satisfechos.

Sigan con la mirada el vuelo majestuoso de su bola. Viajen con ella tarareando alguna de sus melodías favoritas. Disfruten de ese momento mágico hasta que la bola tome tierra en el centro de la calle. Colóquenla en green y sin ocultar su satisfacción por el birdie conseguido, diríjanse al siguiente tee.

Jueguen este hoyo olvidando por un momento la lírica del anterior. No es Río Real lo que tienen delante, pero también es agua.

Es el hoyo más largo y espectacular del campo. ¿Se acuerdan de Tiger Woods? ¿Sí? Pues imítenle y traten de llegar de tres golpes al green. Si lo consiguen, olvídense del maestro, su tarjeta es lo primero.

La referencia es el olivo de la derecha que oculta parte del tee. Si cierra el palo, la bola acabará a los pies de los jugadores que se encuentran en el tee del 15. Si así fuera no olviden advertirles con un sonoro ¡Four! Un mal golpe de golf no justifica olvidarse de las normas de este deporte de caballeros.

¿Ven el bunker de la derecha? ¿Ven los pinos del dogleg de la izquierda? ¿Quieren desafiar al campo de golf? ¿Sí? Jueguen entonces por encima de la arboleda y si la superan tendrán el premio a su valor cuando lleguen al green.

El último par 5 del campo de golf. No se amilanen. Eviten con su primer golpe el dogleg de la derecha. Después preocúpense de no complicarse la vida hasta llegar al green. Comentarán más tarde, con orgullo, cuando lean sus tarjetas lo maravillosamente que jugaron este hoyo.

¿Ven la bandera allá al fondo de la calle? ¿Sí? ¿Ven algún problema que les impida llegar de dos golpes al green? ¿Verdad que no? Pues a por el hoyo con confianza.

Ya llegaron al final. Si no salió como ustedes pensaron, llévense un buen sabor de boca jugando bien este hoyo. Si por el contrario llevan una buena tarjeta, controlen sus nervios y no la estropeen. En cualquier caso el hoyo 19 les está esperando en nuestra casa club, donde ante una buena cerveza podrán seguir comentando las venturas y desventuras de un día de golf en Río Real Marbella.